Las pieles exóticas que adquirimos y utilizamos se obtienen en concordancia a CITES, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas.